El Tiempo de Coronavirus: ¡Abrazate!

Dr. Luis San Roman, LCPC, NCC

Admiro mucho a mi esposa. Ella les dio pecho a nuestras hijas por un largo tiempo. Cada vez que las cargaba y les daba de comer pasaban mucho tiempo mirándose a los ojos. En muchas ocasiones vi como intercambian sonrisas. La razón, es por que se estaba creando en la vida de mis hijas un apego seguro y esto alegraba mi corazón.

El apego seguro es muy importante para el sentimiento de seguridad en los bebes. En los brazos de mi esposa mis hijas se sienten seguras. Las sonrisas intercambiadas, el latido de corazón que escuchan provee calma y paz en la vida de ellas. El apego es clave en el desarrollo psicológico de un niño y en la formación de su personalidad porque es una necesidad del ser humano, tan importante como el comer o el respirar. El apego seguro crea seguridad, autoestima, confianza, autonomía, efectividad para enfrentar al mundo que nos rodea.

El apego seguro es posible por que durante el tiempo de conexión entre el hijo y su padre/madre o cuidador se suelta una hormona en nuestro cerebro llamada oxitocina. Esta hormona ha sido dotada la “hormona del abrazo”. Reconocida el 1909 y recientemente se ha descubierto mucho sobre su propósito en la vida del ser humano. Por ejemplo, se sabe que es necesaria para crear conexión con otro ser querido.

La mayor presencia de la hormona del abrazo en nuestro organismo favorece las relaciones sociales. Un olorcillo de la hormona del abrazo y crea una tendencia en confiar en los demás y ser mas empático con ellos(as). La hormona del abrazo apaga nuestro detector de amenazas y enciende el relajante, todo está bien, sistema en el cerebro. El efecto es para reducir el temor y la ansiedad y reducir la producción de hormonas de estrés en la persona.  

Como te das cuenta un mayo nivel de la hormona del abrazo te ayudara a sentirte mejor. Te relaja, te hace sentir seguro, te ayuda a reducir el estrés en tu vida. La hormona del abrazo te ayuda a poder acercarte a los demás y sentirte amado(a). Te da la oportunidad a confiar en los demás y en tus habilidades para afrontar el mundo que te rodea.

Se ha demostrado que la hormona del abrazo se suelta en nuestro cerebro cuando pensamos en un ser querido, cuando abrazas a alguien, cuando besamos a alguien, y cuando nos abrazamos nosotros mismos. En esa nota te animo a que te ABRAZES a ti mismo(a). Esto te ayudara a sentirte mas seguro. Te ayudará a relajarte y reducirá el temor, la ansiedad, la preocupación y el estrés por la crisis actual. Y si tienes la oportunidad también ABRAZA a tus seres queridos, a tus hijos, a tu esposo(a), a tus padres, o al alguien cercano a tu vida, HAZLO. Así también le darás un “toque” de la hormona del abrazo en su vida del el(ella) proveyendo todos sus beneficios de la ella a tu ser querido.

Créeme el toque físico no sexual tiene muchos beneficios para la vida de los demás y sobre todo la TUYA.