La Importancia De Hablar De La Sexualidad Con Los Hijos

Cuántas veces se ha sorprendido al escuchar a sus hijos hablar de sexualidad como si fueran autoridad en el tema, haciéndole sentir incómodo y hasta ruborizado; o bien cuántas veces le han hecho preguntas que no sabe cómo responder y para evadirlas termina respondiendo con términos tales como “cigüeña” o  “abejita”.

Al hablar a sus hijos e hijas, abierta y francamente, acerca de la sexualidad,  usted estará formando en ellos y ellas valores, capacidades y habilidades, que les darán la posibilidad de ejercer con responsabilidad su sexualidad, libre de prejuicios y de presiones sociales.

Lamentablemente,  en algunos casos los padres son los últimos en abordar este tema con sus hijos, ya sea por desconocimiento, temor o prejuicios, repitiendo así la manera en que ellos mismos fueron educados.  Esta actitud  expone a los hijos a otras fuentes, que en la mayoría de los casos,  les presentarán la información de forma distorsionada, creando en ellos  una imagen errónea de la sexualidad.

Cuando los padres cumplen con su rol de educadores, los hijos tienen mayor confianza y libertad para comunicarles sus inquietudes y comentarles sus pensamientos.  Lo importante para lograr esta interacción es que los padres sean una fuente de estímulo, propiciando una comunicación abierta en la que predomine el respeto y la confianza.

Bajo este principio, los padres deben recordar que la información clara, sencilla y oportuna contribuirá de manera muy significativa al desarrollo integral de su hijo e hija.

Una adecuada educación sexual no puede, ni debe ser responsabilidad absoluta de otros sistemas; esta labor recae sobre la familia en primera instancia, ya que es en este medio donde el niño y la niña se desarrollan, atravesando por  diferentes etapas en las que necesitarán del acompañamiento de sus padres.

Acompañe a sus hijos a descubrirse como seres sexuados, creados así por Dios, dándoles la posibilidad de ver la sexualidad como algo natural y sin malicia.

Al hablarles y guiarles en el tema de la sexualidad, usted le estará dando a sus hijos la oportunidad de adoptar pautas de comportamiento sexual basadas en valores sólidos y fomentando en ellos el respeto tanto hacía sí mismos como hacia los demás.  Esto les ayudara a prevenir un posible abuso sexual, el contagio de una enfermedad, un embarazo no deseado y un trauma emocional que podría marcar sus vidas para siempre.

Una oportuna educación sexual posibilita el ejercicio adecuado y responsable de la sexualidad, como expresión de amor entre un hombre y una mujer que han adquirido un compromiso responsable bajo el vínculo del matrimonio.

Al hablar de sexualidad con sus hijos usted no solo esta aportando un conocimiento o saciando una curiosidad, usted les está formando integralmente.

(PO)